Menú

Historia

Nuestra historia
La Unión General de Trabajadores

Historia 1El día 12 de agosto de 1888, 26 delegados se reúnen en el Salón del Círculo Socialista de Barcelona para iniciar el 1er Congreso Nacional Obrero. Estos 26 delegados representan a 44 Sociedades de Oficios, 28 de Cataluña y 16 de las provincias castellanas. El objetivo era la defensa de los intereses de los asalariados frente a la patronal.

El Congreso termina el 14 de agosto y determina que la organización obrera llevará el nombre de Unión General de Trabajadores, UGT, de España y lo organiza a través de Sindicatos de Oficios a nivel local y de Federaciones a nivel nacional.

Las reivindicaciones se aglutinan en torno a la defensa de jornadas de 8 horas, instauración de un salario mínimo e igualdad de salarios entre hombres y mujeres.

En el año 1928, en el XVI Congreso se produce un fuerte impulso de las Federaciones de Industria. Desde este período a 1931 se asiste a una fuerte expansión y desarrollo del Sindicalismo Socialista. La UGT se consolida y crece de forma extraordinaria. La política sindical de la UGT se caracterizó por la moderación: reivindica para los obreros, con una organización seria con el objetivo de alcanzar y mantener las conquistas sociales en contraposición al anarquismo.

Durante el período de 1931 a 1939 de República, revolución y guerra civil la conflictividad social fue permanente con una crisis económica importante, paro en el campo, enfrentamiento entre CNT y UGT y dureza e intransigencia de la patronal.

La UGT crece entre obreros, clases medias y sectores tradicionales.

Con Largo Caballero de Ministro de Trabajo en el gobierno de 1931 se consiguen reformas laborales como nunca se habían hecho en España: contratos de trabajos regularizados, igualdad de tareas y de retribuciones entre sexos, jornadas de 8 horas, subvención a parados, accidentes de trabajo, seguro obligatorio de maternidad...

La UGT llega a tener 1.100.000 afiliados. Durante el período de la guerra civil se produce una feroz represión contra los militantes de las organizaciones obreras y de izquierdas.

El advenimiento del franquismo caracterizado por años de miseria, de falta de libertades y de dura represión, la UGT prosigue su actividad en la clandestinidad y celebra su primer Congreso en el exilio en 1944 en Toulouse y participa en 1949 en la constitución de la CIOLS.

Durante el exilio serán Presidentes de la UGT, Trifón Gómez y Rodolfo Llopis y Secretario General, Pascual Tomás Taengua.

El XII Congreso, 1971, y último en el exilio es elegido Secretario General Nicolás Redondo.

En 1977 se legalizan los Sindicatos y se abre la puerta al pluralismo sindical con el reconocimiento de UGT, CCOO, USO, ELA-STV y SOC.

Durante el período democrático la UGT ha participado activamente en el movimiento obrero de este país, siendo un actor importante en los siguientes acontecimientos que han marcado una consolidación de mejoras laborales y sociales, consolidando el Estado de Bienestar:

  • Pactos de la Moncloa. AES
  • Propuesta Sindical Prioritaria
  • Huelga General del 14 de diciembre de 1988.
  • Huelga general del 27 de enero de 1994
  • 14 de diciembre de 2000 huelga general de los Empleados Públicos
  • El 20 de junio de 2002 se realizó la huelga general contra el decreto de desempleo 
  • Estatuto de los trabajadores 
  • Libertad Sindical 
  • Jornada de 40 horas 
  • Pleno empleo estable 
  • Prevención de riesgos laborales 
  • Formación profesional para los trabajadores 
  • Pacto de Toledo: Garantiza y actualiza automáticamente las pensiones

Historia 2En las Administraciones, el movimiento obrero tiene sus inicios en el siglo XVIII, con el Montepío de Ministerios y Tribunales de las oficinas de la Real Hacienda.

Durante el siglo XIX prosiguen los mutualismos y como hechos significativos tendríamos: en 1887, se reconoce el Derecho de Asociación y en 1892, se produce la Huelga de Telegrafistas.

En el siglo XX, en el año 1917 se crea el Sindicato de Correos. En 1918 se promulga la Ley de Bases de los Funcionarios Civiles, y en 1924 se crean las Juntas de Personal.

Con el restablecimiento de la democracia se produce el reconocimiento de las Organizaciones Sindicales y en el año 1987, Ley 9/87, se reconoce el derecho a la libre sindicación de los empleados públicos y en 1990 se produce el reconocimiento a la negociación colectiva en las Administraciones públicas.

 

La Federación de Servicios Públicos de la UGT

La actual FSP tiene sus orígenes en tres organizaciones que actuaban en el seno de la UGT en el marco de las Administraciones Públicas; el Sindicato de Correos y Telégrafos, la Federación de Trabajadores de las Administraciones Públicas (FETAP) y el Sindicato de Sanidad, que en virtud de la aglutinación de fuerzas para conseguir una mejor defensa de los trabajadores de las Administraciones Públicas deciden fusionarse y crean la Federación de Servicios Públicos de la UGT, que se constituye el 6 de junio de 1982.

El I Congreso de la FSP se desarrolla en Madrid, 1983, siendo elegido Secretario General Justo Zambrano y se fundamenta en el asentamiento interno y en el reforzamiento de las estructuras territoriales.

El II Congreso, Madrid, 1986, elige como Secretario General a Santiago Nieves y supone la consolidación de las estructuras y se produce un fuerte crecimiento de la afiliación más del 290%.

El III Congreso, Granada, 1990, estructura la Organización sectorialmente y desarrolla estatutariamente la creación de los Departamentos en los Sectores.

En 1992 se celebra el Congreso Extraordinario de Valladolid, siendo elegido Secretario General, Javier Granda.

El IV Congreso, Valencia, 1994, elige como nuevo Secretario General a Daniel Alastuey.

En 1996, en Sevilla en un nuevo Congreso Extraordinario es elegido como nuevo Secretario General Julio Lacuerda.

El V Congreso, Santiago de Compostela, 1998, significa la reelección de Julio Lacuerda como Secretario General. En este período, caracterizado por un gobierno del PP, se acentúa la conflictividad en el marco de los Servicios Públicos, ante los sostenidos ataques contra los empleados públicos en forma de una política de privatizaciones y de congelación salarial.

Se produce la consolidación interna y la estabilidad en el seno de la FSP.

VI Congreso, Barcelona, 2002, nuevamente con Julio Lacuerda como Secretario General, se produce la consolidación de la FSP como primera Federación de la UGT en volumen de afiliación y se marcan las líneas sindicales de actuación en el marco de los Servicios Públicos que suponen el inicio de los principios en materia de Función Pública concebidos posteriormente en la Declaración para el Diálogo Social.

VII Congreso, Madrid, 2005, continúa Julio Lacuerda como Secretario General y en este período se asiste a la Negociación histórica del Estatuto del Empleado Público, aprobado por el Consejo de Ministros y pendiente de promulgación en las Cortes.

VIII Congreso, Madrid, 2009. Julio Lacuerda es reelegido nuevamente por una amplia mayoría con una ejecutiva que por primera vez cuenta con mayor número de mujeres que de hombres en sus diferentes secretarías. La acción sindical de la Federación pone sus expectativas en el Acuerdo de Función Pública en el Marco del Diálogo Social que el 25 de septiembre ha firmado el Gobierno con los sindicatos.

ÚLTIMOS TWEETS

 

 

CANAL YOUTUBE

 

SÍGUENOS EN FACEBOOK


 

 

EL TIEMPO

 

 

     

         

 

 

 
 
 
IR ARRIBA