Hay que reforzar la inversión en cuidados y la protección social de las personas

Hay que reforzar la inversión en cuidados y la protección social de las personas

Cristina Antoñanzas interviene en un webinar de Alianza por la Solidaridad sobre los sistemas de corresponsabilidad y protección social para los cuidados


La Vicesecretaria General de UGT, Cristina Antoñanzas, ha afirmado que “es absolutamente imprescindible aumentar la inversión en cuidados, reforzar e incrementar los servicios públicos para la atención de cuidados y la protección social en relación a dichos cuidados”.

Cristina Antoñanzas ha realizado estas declaraciones durante su intervención en el webinar “Sistemas de protección social y corresponsabilidad para una distribución justa de los cuidados”, convocado por Alianza por la Solidaridad, donde ha reclamado también “aumentar la oferta de servicios de escuelas infantiles de 0 a 3 años y de cuidados de larga duración accesibles y asequibles, fundamentales para que los progenitores puedan acceder y permanecer en el mercado de trabajo; más inversión pública y retomar el sentido inicial de la Ley de Atención a la Dependencia ; y dignificar las condiciones de empleo y protección social que realizan las personas empleadas bajo la relación laboral especial del servicio del hogar familiar”.

Además, ha considerado fundamental “mejorar los sistemas de protección social, especialmente para trabajadoras con contratos a tiempo parcial, de cara a corregir la penalización que sufren a la hora de acceder a la pensión de jubilación; y transponer cuanto antes la Directiva 2019/1158, del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de junio de 2019, relativa a la conciliación de la vida familiar y vida profesional de los progenitores y los cuidadores”.

Los ERTE y el Ingreso Mínimo, importantes para reforzar la protección social

Para la Vicesecretaria General de UGT, la crisis del coronavirus ha afectado, mayormente, a las mujeres. Por ello, para UGT “es prioritario impulsar la reincorporación a las empresas de las personas trabajadoras afectadas por ERTES derivados de la crisis del COVID 19, en su mayoría mujeres, primando los ajustes de capacidad de horas de trabajo y no en empleos”. Además, es imprescindible que “las empresas impulsen la recontratación de los personas trabajadoras con contrato temporal cuya relación laboral finalizó durante la crisis del COVID 19 cuando las circunscritas así lo permitan, potenciando en la medida de lo posible la contratación indefinida”.

Otra medida puesta en marcha ha sido el Ingreso Mínimo Vital, “una prestación que refuerza el Estado de Bienestar y es un hito social en la lucha contra la pobreza, que ayudará a millones de personas. Pero a pesar de su aprobación, para UGT es necesario continuar con la tramitación parlamentaria de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) de Prestación de Ingresos Mínimos que presentamos hace cuatro años y que duerme aún en el Congreso”.

Impulsar medidas de corresponsabilidad

Cristina Antoñanzas ha reclamado “seguir impulsando la corresponsabilidad, a través de la negociación colectiva y los planes de igualdad, para que no sean siempre las mujeres las que se deben pedir los permisos para los cuidados”.

En este sentido, ha recordado que en el Acuerdo por la Reactivación Económica y Empleo  firmado el pasado 3 de julio, uno de los puntos incluidos y el compromiso de las partes es apoyar el desarrollo de la economía social y el sistema de cuidados, con el fin de reforzar y mejorar nuestro Estado de Bienestar.

“La crisis sanitaria por el COVID 19 ha puesto en evidencia las deficiencias de nuestro sistema de protección social, especialmente en el de cuidados”, ha afirmado. “España ocupa el 13 puesto de la UE en gasto total en protección y en gasto en edad avanzada y el 15 en gasto por familia e hijos. El empleo en ambas actividades constituye el 4,73% del total de empleos de la UE, pero en España baja al 2,7%”.
“La inversión pública en este sentido supondría transformar una buena parte del empleo atípico en empleo formal. La OIT estima que se podrían crear 269 millones de puestos en todo el mundo, si para 2030, se duplicara la inversión en educación, salud y trabajo social”, ha señalado.

Por ello, ha demandado “fomentar la corresponsabilidad mediante el impulso de políticas públicas educativas que modifiquen los estereotipos de género y que no sean las mujeres las únicas cuidadoras en el hogar”.

Teletrabajar no es cuidar

En relación a la posibilidad de que el teletrabajo pueda mejorar la conciliación de las personas, la Vicesecretaria General de UGT ha querido ser tajante. “Teletrabajar no es cuidar ni conciliar. Es una forma de organización del trabajo. No me llevo los niños, la cocina, a mis padres, etc. a mi puesto de trabajo”.

“Durante el confinamiento hemos sido las mujeres mayoritariamente las que el peso de los cuidados ante los vacíos de cobertura y se ha puesto en evidencia los desequilibrios y carencias del Estado de Bienestar y protección social en materia de cuidados. 9 de cada 10 personas que piden la excedencia por cuidado de familiar son mujeres. La mayoría de las mujeres han optado por pedir la reducción hasta del 100% de jornada con reducción de salario, y digo mujeres porque a pesar que no hay datos oficiales, las mayoría son mujeres”.

“De lo que se trata”, ha manifestado, “es de establecer un teletrabajo digno donde se fije la jornada, los periodos de descanso y desconexión, se potencie la igualdad real se asegure la protección de la salud y seguridad de la persona trabajadora y se garanticen los medios necesarios para realizar su trabajo”.

En este sentido, ha recordado que el Gobierno ha elaborado un Anteproyecto de Ley del Trabajo a Distancia, “que en estos momentos se encuentra en fase de consulta pública y debo decir que UGT no comparte su planteamiento inicial. Está pensado en el trabajo a distancia como mecanismo dirigido casi en exclusiva para aquellas personas con responsabilidades familiares y cubrir las tareas de cuidados, y está excluyendo a las personas trabajadoras de poder acceder a esta forma de prestar el trabajo, que no cuenten con responsabilidades familiares”.

Y, ha continuado, “aunque se dice en el texto que hay que evitar la perpetuación de roles en las tareas de cuidado, el texto no adopta ninguna medida especifica en ese sentido. Y entendemos que esta propuesta, tal y como está planteada inicialmente, refuerza los sesgos de género y el papel de cuidadora”.

Vídeo: 
 
volver arriba

Conocenos

Sectores

Servicios

Enlaces de Interés

Siguenos

Utilizamos cookies propias y de terceros para nuestros servicios, analizar sus hábitos de navegación, elaborar información estadística e inferir grupos de interés. Además compartimos los análisis de navegación y los grupos de interés con terceros. Al clicar en "Aceptar" o SI CONTINÚA NAVEGANDO, ACEPTA SU USO. También puede CONFIGURAR O RECHAZAR la instalación de cookies  “Cambiando la configuración de su navegador".