UGT y CCOO denuncian una mejora ficticia de los servicios rurales, recortes de plantilla y caos organizativo en Correos

UGT y CCOO denuncian una mejora ficticia de los servicios rurales, recortes de plantilla y caos organizativo en Correos

UGT y CCOO acusan al presidente de Correos de utilizar su cargo para vender humo en una campaña política personal, con ficticia mejora de los servicios rurales, ocultando recortes de plantilla, el caos organizativo y la pérdida de calidad

Para UGT y CCOO es otro ejercicio de cinismo del presidente de Correos, que viene a promocionar su imagen y a hacer campaña política personal, utilizando su cargo público mientras reduce los servicios rurales de Correos en Galicia (oficinas, plantillas, y horarios de atención al público) de acuerdo con su Plan de Desguace de Correos contra el que ambos sindicatos vienen movilizando.

Serrano, en un comportamiento propio de un “feirante”, insiste en su farsa de vender realidades paralelas, pese a los continuos fracasos, de actividad y económicos, de sus proyectos ficticios, como el de la prueba piloto con los carteros rurales recientemente vendido a bombo y platillo.

CCOO y UGT denuncian el inaceptable ninguneo institucional del presidente de Correos hacia las instituciones representativas de la ciudadanía gallega, incluido su Gobierno, a las que ni si quiera se ha dirigido.

Ambos sindicatos vienen exigiendo desde hace dos años al Gobierno una mejora en la defensa del servicio público postal y de Correos como parte esencial para la recuperación, transformación y resiliencia de nuestro país, lo que pasa por el cese de las ocurrencias y parcheos del actual presidente y por una negociación integral real del modelo postal público de nuestro país.

Ambos sindicatos ya han anunciado movilizaciones unitarias a la vuelta del periodo vacacional.

En su reciente visita “estival” a Galicia, el presidente de Correos, Juan Manuel Serrano, saltándose los cauces institucionales establecidos legalmente, incluido el Gobierno de la Comunidad Autónoma, y haciendo un uso de la marca Correos como si le perteneciese, ha utilizado su cargo como presidente de la compañía pública para hacer campaña político-partidista y de autobombo personal, tratando de “vender” a la ciudadanía su supuesta implicación con la Galicia “vaciada” con la mera incorporación de unos cuantos cajeros automáticos. 

UGT y CCOO denuncian el intento de engaño de Serrano a los gallegos y a las gallegas, en lo que califican de auténtica cortina de humo y campaña de marketing con la implantación de unos cuantos cajeros automáticos en oficinas del mundo rural, engaño realizado al más puro estilo “feirante”, consciente de que, como ya ocurrió en la fracasada prueba piloto con los carteros/as rurales de Lugo, son promesas muertas antes de nacer. Para ambos sindicatos, se trata de otro juego de “trilerismo” presidencial, que solo pretende ocultar el desmantelamiento del servicio público postal y de Correos, en general, y, particularmente, en el mundo rural, en Galicia y en todo el país, y la carencia de un plan realista y serio para impulsar medidas reales y solventes, con alternativas exentas de demagogia publicitaria.

Según ambas organizaciones sindicales, en los últimos años el presidente de Correos ha impulsado un plan de desguace que ha debilitado la estructura de distribución de las oficinas y la red rural de Correos en Galicia y en España, mediante la continuada supresión de plantilla, de servicios en oficinas y reparto, incluido los sábados, así como la modificación/reducción de horarios de atención a la ciudadanía. CCOO y UGT reiteran la constante pérdida de calidad del servicio que está conllevando la falta de plantilla, las reestructuraciones organizativas sin sentido (fusionando o suprimiendo estructuras sin medir el impacto) y el aumento de carga de trabajo para los trabajadores/as rurales de Galicia y del conjunto del país, que vienen sufriendo una congelación del plus por aportación de local y del plus de gasolina que dura ya diez años y que el presidente de la compañía, pese a las exigencias sindicales, se niega a actualizar.

Para UGT y CCOO el desguace del servicio público es palmario y evidente por más que se pretenda ocultar: 

  • Recorte de contratación: sustituciones por vacaciones y contratación por bajas.
  • Externalización de servicios públicos: el presidente utiliza a Correos Express (empresa del grupo Correos sin obligaciones de servicio público) en el Centro de Tratamiento Automatizado de Correos en Santiago de Compostela para cubrir servicios que deberían ser realizados por la matriz, Correos.
  • Cierre de más de 170 puntos de atención de Correos entre servicios rurales, oficinas y centros de reparto para ahorrar costes. Reducción de plantilla de 2.219 trabajadores/as a nivel estatal.

Pretender tapar este deterioro con una campaña de marketing sobreactuada y oportunista sobre la implantación de unos cuantos cajeros automáticos en el entorno rural de Galicia es pretencioso, indecente e inaceptable. Como lo fue la que Juan Manuel Serrano ya realizó sobre la implantación de vehículos ecológicos y drones para llevar paquetes en el ámbito rural en Galicia, algo que no se ha puesto en marcha y finalmente se quedó en nada, demostrando, una vez más, que estaba al servicio de la promoción política y personal del presidente de la compañía pública. 

CCOO y UGT, vienen exigiendo desde hace tres años una verdadera defensa del servicio público y la modernización de Correos, dentro de la cual entra la eficiencia, pero no para que sea la excusa de la política de desguace actual. Rechazan tajantemente que el señor Serrano venga a hacer SU campaña política ninguneando a los gallegos/as y a las instituciones representativas de Galicia, a las que ni siquiera ha convocado, incluido al Gobierno de la Xunta. Este tipo de ocurrencias y parcheos, cuyo objetivo es vender imagen y proyectos faltos de rigor que mueren cuando se acaba el foco publicitario, y que solo pretenden, a juicio de ambos sindicatos, tapar el plan de desmantelamiento paulatino del Correo público que se vienen imponiendo desde la dirección de la empresa, son intolerables. 

Por ello, CCOO y UGT vienen exigiendo al Gobierno desde hace casi dos años una negociación integral y real del modelo postal público de nuestro país, para que el servicio público postal y la empresa pública que lo presta, Correos, puedan jugar un papel esencial y determinante en la salida de la crisis de nuestro país y en su recuperación, transformación y resiliencia, objetivo clave de la agenda política del Gobierno para el futuro inmediato. 

Este es el motivo por el que ambas organizaciones vienen movilizando unitariamente en los últimos meses y anuncian nuevas movilizaciones en el último cuatrimestre de este año.

volver arriba

Conocenos

Sectores

Servicios

Enlaces de Interés

Siguenos

Utilizamos cookies propias y de terceros para nuestros servicios, analizar sus hábitos de navegación, elaborar información estadística e inferir grupos de interés. Además compartimos los análisis de navegación y los grupos de interés con terceros. Al clicar en "Aceptar" o SI CONTINÚA NAVEGANDO, ACEPTA SU USO. También puede CONFIGURAR O RECHAZAR la instalación de cookies  “Cambiando la configuración de su navegador".