UGT gana una sentencia al Ayuntamiento de Sestao donde se reconoce el derecho del trabajador a percibir su salario íntegro en el caso de adscripción forzosa a otro puesto de trabajo

UGT gana una sentencia al Ayuntamiento de Sestao donde se reconoce el derecho del trabajador a percibir su salario íntegro en el caso de adscripción forzosa a otro puesto de trabajo

Se reconoce el derecho del trabajador a percibir su salario íntegro en el caso de adscripción forzosa a otro puesto de trabajo.

Se condena al Ayuntamiento de Sestao al pago de las diferencias retributivas entre el puesto de origen del trabajador y el que fue adscrito forzosamente durante todo el tiempo en que se mantuvo tal adscripción.

El trabajador fue adscrito de forma forzosa, es decir, sin mediar solicitud por su parte, a otro puesto de trabajo en el que el complemento específico era inferior al de su puesto de origen.

El Decreto en el que se recogía tal adscripción fue recurrido por el trabajador, sin que se produjera respuesta por el Ayuntamiento de Sestao, por lo que el trabajador tuvo que ir a juicio.

Los servicios jurídicos de UGT argumentaron que,  de acuerdo con lo dispuesto en el art. 100.3 del Acuerdo Regulador de las Condiciones de Trabajo del Personal Funcionario del Ayuntamiento de Sestao, salvo cuando el cambio de puesto de trabajo se deba a petición del funcionario, tal cambio no puede suponer una merma en sus retribuciones. Argumento que se veía refrendado por la propia actitud que el Ayuntamiento de Sestao había tenido con el mismo trabajador en ocasiones anteriores, en las que le fue conservada su remuneración íntegra correspondiente a la plaza de la que es titular, creando un precedente que vincula al Ayuntamiento.

La sentencia analiza la cuestión con el examen de la legalidad del Decreto por el que se adscribe forzosamente al recurrente al otro puesto de trabajo:

El mencionado Decreto expone como base normativa lo dispuesto en el art. 100.3 del Acuerdo Regulador de las Condiciones de Trabajo del Personal Funcionario del Ayuntamiento de Sestao, según el cual:

  1. El Ayuntamiento, cuando un trabajador solicite el cambio de puesto de trabajo por no estar en condiciones físicas o psíquicas para desempeñar el propio, estudiará, si fuere posible, y sin causar graves trastornos en la organización, su traslado a otro puesto de trabajo en función del estado físico del trabajador y de las necesidades del servicio.
  2. Los empleados, a los que el Ayuntamiento traslade a otro puesto de trabajo por no estar en condiciones físicas para despeñar el propio, percibirán en su nuevo puesto el 100% de las retribuciones correspondientes a su grado personal y las restantes retribuciones complementarias correspondientes a nivel del puesto que pasen a desempeñar.

Pues bien, a la vista de la dicción literal del precepto, parece claro que se está refiriendo únicamente a aquellos supuestos en que el propio funcionario solicite un cambio de puesto de trabajo, o dicho de otra forma, se configura como un derecho del funcionario (condicionado a las necesidades del servicio público), y no como una potestad del Ayuntamiento.

Añade que no se puede desconocer que, tanto el Estatuto Básico del Empleado Público, como la Ley de la Función Pública Vasca, configuran la movilidad como un derecho del funcionario, y no una potestad de la Administración, salvo casos justificados, y con derecho a la retribución del puesto de origen. Así se contempla en los arts. 81 del EBEP y 57 de la Ley 6/1989.

 

volver arriba

Conocenos

Sectores

Servicios

Enlaces de Interés

Siguenos

Utilizamos cookies propias y de terceros para nuestros servicios, analizar sus hábitos de navegación, elaborar información estadística e inferir grupos de interés. Además compartimos los análisis de navegación y los grupos de interés con terceros. Al clicar en "Aceptar" o SI CONTINÚA NAVEGANDO, ACEPTA SU USO. También puede CONFIGURAR O RECHAZAR la instalación de cookies  “Cambiando la configuración de su navegador".