¡Yo SI creo en la Atención Primaria!

¡Yo SI creo en la Atención Primaria!

 

 

El próximo 23 de enero a las 12.00H concentraciones en las  tres capitales de la CAPV para reclamar una Atención Primaria digna.


• Bilbo: desde el Sagrado Corazón.
• Gasteiz: desde la plaza de la Virgen Blanca.
• Donostia: desde el Boulevard.

 

  

El 23 de enero los trabajadores y trabajadoras de Osakidetza y la ciudadanía en general saldrán a la calle convocados por los sindicatos SATSE, ELA, LAB, CCOO y UGT para denunciar la situación de colapso que sufre la atención primaria y la sobrecarga de la atención hospitalaria, y exigir medidas inmediatas para afrontar dicha situación. Para ello, se realizarán al mediodía tres manifestaciones en Bilbao, Donostia y Gasteiz.

Recordemos que el pasado 22 de diciembre se realizaron concentraciones en los centros de salud de atención primaria de Osakidetza para denunciar la insostenible situación. Sin embargo, la situación ha empeorado aún más. La escasez de las plantillas es ya tan evidente que Osakidetza ha decretado, entre otras, medidas como el autotest COVID, es decir, que cada paciente recoja su propia muestra por carecer de un número suficiente de profesionales para realizar esta tarea.

Por desgracia, no se trata de una situación coyuntural fruto de la pandemia. La actual crisis sanitaria ha venido a agravar, aún más, una situación que es estructural y muy anterior a la pandemia. Ya en 2019, los trabajadores y trabajadoras de la primaria secundaron tres jornadas de huelga para denunciar la gravedad de la situación que se vivía entonces. A día de hoy, dos años después, la situación ha ido a peor.

La pandemia, además de precarizar aún más las condiciones de trabajo del colectivo y la calidad asistencial que se ofrece a la ciudadanía, se ha convertido también en una excusa para que Osakidetza aplique recortes y dificulte la accesibilidad de los y las pacientes a la sanidad pública. Todo ello, unido a la falta de planificación y falta de refuerzo e inversión, y al aumento exponencial de la carga de trabajo derivada de la gestión de la pandemia, ha colocado a la atención primaria contra las cuerdas. La estrategia programada de desmantelamiento de la primaria sigue su curso mientras Osakidetza continúa utilizando la COVID 19 para tapar un déficit estructural.

Solo así se entiende que, casi dos años después de la primera ola, se esté afrontando la sexta con una flagrante falta de medios, de organización y de planificación; que hace apenas dos meses Osakidetza decidiera prescindir de 4.000 profesionales; que hace unos días se estuviera exigiendo al personal residente trabajar gratis; que la plantilla soporte una tasa de temporalidad que roza el 60%; que se hayan desmantelado los equipos de vacunación y rastreo; que no se sustituyan bajas, vacaciones y otras ausencias; que cuando los contagios están batiendo récords, se haya decidido restringir los horarios de centros de atención primaria. Y así un largo etcétera.

La atención hospitalaria tampoco se libra de estos problemas estructurales. Las UCIs están cada vez más tensionadas, las cargas de trabajo son extenuantes; igual que lo son la escasez de la plantilla y la alta rotación de trabajadores y trabajadoras. Un buen reflejo de esta situación son los servicios de urgencias, que acusan un aumento importante de la carga de trabajo derivada del colapso de la atención primaria.

Desgraciadamente, y a pesar de lo alarmante de la situación, el Gobierno Vasco no está dando pasos para solucionar los graves problemas señalados. La Ley de presupuestos para 2022 recientemente aprobada contempla una inversión para sanidad que supondrá gastar 16 millones de euros menos que lo efectivamente gastado en el en el ejercicio 2021.

Es urgente aumentar el presupuesto de Osakidetza hasta llegar a la media de la UE (7% del PIB), destinando un 25% del mismo a la atención primaria; reforzar de manera inmediata las plantillas y dotarlas de recursos humanos suficientes en todas las categorías con la creación miles de plazas para consolidar a los miles de trabajadores y trabajadoras temporales, terminar con la contratación temporal abusiva y racionalizar las cargas de trabajo; además es de imperiosa necesidad sustituir todas las ausencias desde el primer día; en definitiva, una estrategia encaminada a priorizar y reforzar la sanidad pública y en especial la atención primaria, en contraposición con el desmantelamiento programado al que lleva sometida más de una década.

Para denunciar esta situación y exigir soluciones reales e inmediatas, los sindicatos SATSE, ELA, LAB, CCOO y UGT convocan:

Las tres capitales de la CAPV:
• Bilbo: desde el Sagrado Corazón.
• Gasteiz: desde la plaza de la Virgen Blanca.
• Donostia: desde el Boulevard.


La movilización es más necesaria que nunca. Por ello, además de a la plantilla de Osakidetza, los sindicatos hacen un llamamiento a la ciudadanía, así como a los diferentes movimiento sociales y organizaciones. La sanidad pública es un seguro de vida colectivo que, sin duda, debemos defender. Es por ello que, si no se dan pasos para revertir la situación, se intensificarán las movilizaciones.

Cartel 1

Cartel 2

Cartel 3

Cartel 4

 

SATSE, ELA, LAB, CCOO eta UGTk manifestazioak deitu dituzte urtarrilaren 23an EAEko hiriburuetan, Osakidetzaren egoera larria salatzeko

Lehen mailako arretak kolapso egoeran jarraitzen du, pandemiaren aurreko egitura gabeziak direla eta. COVID protokoloetan egindako azken aldaketek egoera horren ondorio dira


Urtarrilaren 23an Osakidetzako langileak eta biztanleria kalera aterako dira SATSE, ELA, LAB, CCOO eta UGT sindikatuek deituta, lehen mailako arretak duen kolapso egoera eta ospitaletako arretaren gainkarga salatzeko eta egoera horri aurre egiteko berehalako neurriak eskatzeko. Horretarako, manifestazioak egingo dira eguerdian Bilbon, Donostian eta Gasteizen.

Gogora dezagun abenduaren 22an kontzentrazioak egin zirela Osakidetzako oinarrizko osasun zentroetako egoera jasanezina salatzeko. Hala ere, egoerak okerrera egin du. Plantillen eskasia hain da nabarmena, ezen Osakidetzak, besteak beste, autotest COVID neurriak ezarri dituen, hau da, paziente bakoitzak bere lagina jaso dezala, horiek jasotzeko langile nahikorik ez dagoen heinean.

Zoritxarrez, egoera hori ez da pandemiaren ondorio. Gaur egungo osasun krisiak are gehiago larriagotu du pandemiaren aurreko egoera estruktural bat. 2019an, lehen arretako langileek hiru greba egun egin zituzten orduan bizi zen egoeraren larritasuna salatzeko. Gaur egun, bi urte geroago, okerrera egin du egoerak.

Kolektiboaren lan baldintzak eta herritarrei eskaintzen zaien arreta kalitatea areago prekarizatzeaz gain, pandemia aitzakia bihurtu da Osakidetzak murrizketak aplikatu eta pazienteak osasun publikora iristea zailtzeko. Horrekin guztiarekin batera, plangintzarik eza, errefortzurik eza eta inbertsiorik eza eta pandemiaren kudeaketak eragindako lan kargaren igoera esponentziala direla eta, lehen arreta soken kontra jarri du. Lehen arreta eraisteko programatutako estrategiak aurrera jarraitzen du, eta Osakidetzak COVID 19a erabiltzen jarraitzen du egiturazko defizita estaltzeko.

Horrela bakarrik ulertzen da, lehen olatutik ia bi urtera, seigarren olatuari baliabiderik, antolakuntzarik eta plangintzarik gabe aurre egitea; duela bi hilabete eskas Osakidetzak 4.000 profesional alde batera uztea erabaki izana; duela egun batzuk egoiliarrei doan lan egitea eskatzen ari izatea; plantillaren behin-behinekotasun-tasa % 60koa izatea; txertaketa- eta miaketa-ekipoak desegin izana; bajak, oporrak eta bestelako absentziak ez ordezkatzea; kutsatzeak gora doazenean, lehenarretako zentroen ordutegiak murriztea erabaki izana; eta abar luze bat.

Ospitaleko arreta ere ez da egiturazko arazo horietatik libratzen. ZIUak gero eta tentsionatuago daude; lan-kargak nekagarriak dira; plantillaren eskasia eta langileen txandakatze handia ere nekagarriak dira. Egoera horren isla ona dira larrialdi-zerbitzuak, lehen arretaren kolapsoaren ondorioz lan-karga nabarmen handitu baita.

Egoera kezkagarria izan arren, Eusko Jaurlaritzak ez du urratsik egin aipatutako arazo larriak konpontzeko. 2022rako arrekontuak osasun arloko inbertsio bat aurreikusten du, 2021ean benetan gastatutakoa baino 16 milioi euro gutxiago gastatzea ekarriko duena.

Premiazkoa da Osakidetzaren aurrekontua handitzea EBko batez bestekora iritsi arte (BPGren %7), horren % 25 lehen arretara bideratuz; plantillak berehala indartzea eta giza baliabide nahikoz hornitzea kategoria guztietan, milaka plaza sortuz aldi baterako milaka langile finkatzeko, gehiegizko aldi baterako kontratazioarekin amaitzeko eta lan-kargak arrazionalizatzeko; gainera, premiazkoa da lehen egunetik absentzia guztiak ordezkatzea; azken batean, osasun publikoa eta, bereziki, lehen arreta lehenestera eta indartzera bideratutako estrategia bat, hamarkada bat baino gehiago daramatzan desegite programatuarekin alderatuta.

Mobilizazioa inoiz baino beharrezkoagoa da. Horregatik, Osakidetzako langileez gain, sindikatuek dei egiten diete herritarrei, bai eta mugimendu sozial eta kolektiboei ere. Osasun publikoa bizi aseguru kolektiboa dugu eta, zalantzarik gabe, defendatu behar dugu. Horregatik, egoera aldatzeko pausorik ematen ez bada, mobilizazioak areagotu egingo ditugu.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

volver arriba

Conocenos

Sectores

Servicios

Enlaces de Interés

Siguenos

Utilizamos cookies propias y de terceros para nuestros servicios, analizar sus hábitos de navegación, elaborar información estadística e inferir grupos de interés. Además compartimos los análisis de navegación y los grupos de interés con terceros. Al clicar en "Aceptar" o SI CONTINÚA NAVEGANDO, ACEPTA SU USO. También puede CONFIGURAR O RECHAZAR la instalación de cookies  “Cambiando la configuración de su navegador".