EPIs para el corazón

EPIs para el corazón

Me dijeron en el cambio de  turno  que estaba muy malito. Y  mientras me ponía el EPI antes de entrar en su habitación, me exigí a mi misma hacerme la valiente, pero no pude evitar sentirme una  cobarde dentro de aquel uniforme de protección. No salía nunca de la residencia, no pudo contagiarse fuera. Y me sentí mal dentro de mí EPI.

Me miraba con ojos asustados, cuando entre en su habitación de aislamiento. Lo tranquilicé, le dije que nos habían puesto ese uniforme blanco tan bonito, con mascarilla y gafas  para la seguridad de los dos, para protegernos. Le arreglé las arrugas de la cama, diciéndole como siempre en broma, que ya tenía él bastantes arrugas, le  ayudé a asearse, le peiné, le eche colonia y le puse guapo para nuestra cita de cada noche para cenar. Mientras le daba la cena buscaba mi mirada con sus pequeños ojos ya gastados, buscando respuestas, buscando su calma y quizá la mía. Esa noche no cenó mucho.

 Ahí  estaba en su cama, indefenso, yo era su alegría, yo su sonrisa de todos los días, mi auxiliar preferida y la más guapa me decía siempre, con esa chispa de conquistador ya casi apagada.

Llevaba días sin ver a su familia, aislado, solo hablaba con ellos por tfno.   Ayer me pidió que le hiciera esa magia que hago con el tfno., dándole a ese  botón donde ve a su nieto  hablándole. Así lo hice, y mientras sostenía el teléfono para que hablara con su nieto, sentí como me rompía por dentro. Vi la felicidad en su cara, la calma, la tranquilidad.

 Cuando terminé de prepararle la cama para dormir, antes de salir de la habitación,  me cogió la mano, no pude sentir el contacto de su piel por los guantes, pero mi corazón, sin EPI,  sabía que se estaba despidiendo cuando con una lágrima de años en sus ojos, me dijo “Gracias por todo”.

volver arriba

Conocenos

Sectores

Servicios

Enlaces de Interés

Siguenos

Utilizamos cookies propias y de terceros para nuestros servicios, analizar sus hábitos de navegación, elaborar información estadística e inferir grupos de interés. Además compartimos los análisis de navegación y los grupos de interés con terceros. Al clicar en "Aceptar" o SI CONTINÚA NAVEGANDO, ACEPTA SU USO. También puede CONFIGURAR O RECHAZAR la instalación de cookies  “Cambiando la configuración de su navegador".